enero 23, 2017

Manual de aproximación al marketing digital en tu empresa

Publicado por Inaki Gorostidi

| inbound marketing  marketing digital

0 Comentarios Deja tus comentarios

Manual de aproximación al marketing digital en tu empresa

 

Tu comprador te está buscando, te está mirando, está comparando, está contrastando. Está –también- al otro lado de la pantalla, -también- en internet. ¿Estas seguro de que le estás atrayendo, de que le estas persuadiendo? ¿Has considerado si, quizá, tendrías que poner un poco más de atención en ese particular? No decimos que todo está en internet y que si no estás en internet de forma activa y decidida estás perdido. Porque ya has llegado hasta aquí sin internet, ¿verdad? Estamos diciendo que ahí fuera hay una oportunidad y, quizá no la estas aprovechando.

 

Vamos a sugerir un manual de abordaje que te puede ayudar a establecer una primera aproximación al marketing digital, es decir a aplicar algunos criterios del marketing al universo digital tomando como punto de partida tu propia web.

Qué, a quién y cómo: estaremos de acuerdo en que antes de decidir qué elementos vamos a alojar en este manual, va a ser necesario definir qué queremos hacer, a quién queremos dirigir y cómo lo queremos hacer.

Por lo tanto, primero de todo vamos a estudiar detenidamente qué es lo que nos gustaría construir, qué objetivos queremos lograr, qué posibilidades y qué potencial tenemos para lograrlo. Para tener claro el qué, nos va a hacer falta contar con la mayor y más precisa información del ámbito o sector de actuación, de la oferta y la demanda, de la competencia… Esto se traduce en una labor previa de investigación, de benchmarking, para testar el universo en el que nos queremos posicionar, ver cómo respira, qué pulsaciones tiene, etc.

Si queremos dirigir nuestras redes a un público determinado, convendremos que debemos poder contar con la mayor información posible al respecto que nos permita catalogar y segmentar de la forma más precisa posible cuáles son las pautas de actuación, inquietudes, necesidades, etc., de ese universo de usuarios o de empresas (quien) a las que dirigimos nuestra mirada. En el argot del Inbound Marketing, adquiere el sobrenombre de ‘Buyer Persona’. Y no nos cansaremos en subrayar este apartado porque habitualmente no le dedicamos la atención, el tiempo y los recursos debidos.

En el cómo nos encontraremos sumergidos en el gran laboratorio donde se testan y prueban artilugios, herramientas, tácticas y todos aquellos posibles procedimientos que nos van a permitir llevar a buen puerto nuestra estrategia.

 

Web:

En este laboratorio del marketing digital el principal pasillo que se nos abre es el de la web de nuestra empresa, como catalizador principal de los contenidos y las estrategias que vamos a albergar. Si hablamos en términos de marketing digital, la web debe respirar estrategia, intención, vocación de perseguir un objetivo y soluciones (tácticas, herramientas) orientadas a ese propósito. La web también puede ser un espacio de representación de tu marca, un espacio para proyectar tus valores corporativos, como sucede en muchas webs de muchas empresas, instituciones, etc. Simplemente en esos casos no pretende ser un eslabón de apoyo a la estrategia comercial. Importante decidir, por lo tanto, para qué quieres tu web.

 

Estrategia:

La variable que debe recorrer ese pasillo de forma transversal es la estrategia, que es la que va a diseñar el patrón de actuación que luego se va a ir implementando en diferentes soportes o acciones. La tecnología y los instrumentos que utilizamos sirven para ejecutar la estrategia. No sirve pilotar un buen coche si no se sabe qué se busca, más allá de divertirse dando tumbos y haciendo trompos.

Y una vez en el pasillo nos vamos a encontrar con un sinfín de posibilidades e ‘ingredientes’ que pueden conformar muy diferentes platos. El objetivo es hacer una selección precisa, adecuada, de aquellos que nos pueden ayudar a dar nuestros primeros pasos. Por ejemplo, vamos a incluir una primera batería de soluciones con las que te puedes ir familiarizando en una aproximación inicial, para luego ir incorporando nuevas herramientas y dando más pasos:

 

Contenidos ‘dirigidos’:

Crea contenidos, cuenta tus historias directamente, comparte lo que eres, el valor que ofreces y aportas, la forma como puedes resolver las inquietudes y necesidades del público al que diriges tu servicio o producto. Publica y conviértete en un agente de referencia en eso que haces o dices hacer. Crea contenidos dotados de una orientación estratégica. Tu objetivo no solo es educar y divertir a tus seguidores sino convertirlos en contactos y en clientes potenciales.

 

Blogging:

El blog es una plataforma muy potente para proyectarte entre tus públicos objetivo, en tanto en cuanto estás contribuyendo a generar contenidos de valor alrededor de tópicos o palabras clave apropiadas para tu audiencia.

Cada post que escribas en el blog de tu empresa se va a convertir en un embajador tuyo en los motores de búsqueda; cada post es una página nueva con su enlace correspondiente, es una oportunidad para elevar tu posicionamiento en el ranking de los motores de búsquedas. Porque Google premia los contenidos de calidad, propios, únicos, perdurables.

Los contenidos que incluyes en tu blog no sólo se dirigen a los motores de búsquedas, sino que además son píldoras llenas de historias orientadas a satisfacer las necesidades y/o problemas de tu audiencia, porque estás hablando de lo que ellos quieren escuchar. No esperes y ponte a contar historias interesantes a la gente que quieres que se acerque a ti.

 

Call-to-actions+Landing:

Dos técnicas que permiten diferenciar a los que consumen tus contenidos entre meros interesados y potenciales clientes. Son técnicas que, por un lado, llaman la atención y, por otro, permiten una mayor aproximación hacia un usuario determinado. Son ganchos de atracción para continuar aportando valor a tu público potencial a cambio de intercambiar información de valor para ti (su email, su posición o cargo en su empresa, etc.)

 

Keywords:

Es importante saber que los contenidos que estás difundiendo, además de responder a tus intereses, responden también a aquellos términos que busca tu público en los motores de búsquedas. Si sabes lo que tu público busca y necesita y orientas tus contenidos en esa dirección habrás dado un paso adelante. Pero no definitivo, eh! Que esto no es así de sencillo.

 

SEO/SEM:

Lo que no aparece en Google, no existe. Partiendo de esta premisa, no prestar atención al posicionamiento en buscadores sería cometer un error importante en una estrategia de marketing digital. Cuando hablamos de posicionamiento nos referimos a que nuestra marca aparezca en los primeros resultados de los buscadores en aquellos términos o frases que son realmente relevantes para nuestro negocio.

SEO y SEM son dos técnicas que nos van a ayudar a conseguir ese objetivo: ser visibles en buscadores. Por supuesto, cada una con distintas aplicaciones y competencias que, conjugadas, nos van a ayudar a mejorar nuestra visibilidad.

Tanto SEO como SEM se centran en el trabajo sobre los buscadores. Sin embargo, las técnicas SEO buscan posicionar un sitio web de manera orgánica mientras que el SEM basa su funcionamiento en la inversión.

 

Social Media:

Comparte tus contenidos en redes sociales, crea comunidad; sí, pero con sentido. Las redes sociales no te sirven de nada si no te aportan nada. No sirve tener ni mil, ni miles de seguidores si no consigues convertirlos en clientes potenciales. Por lo tanto, vuelve a darle una vuelta y piensa por qué y para qué quieres estar en las redes.  

 

El marketing digital, en este sentido, no es sino una oportunidad que emerge con fuerza en un universo dominado por internet y que no deberíamos dejar pasar sin otorgarle la atención que se merece. Simplemente porque internet te abre de par en par una oportunidad a ti y a tu empresa.

 

Ebook

 

 

 

 

 

 

Descarga Gratis

Guía práctica para conseguir que tu marca destaque en Google

Cómo convertir tu empresa en un imán para atraer clientes

New Call-to-action

Comunidad GUK