Por qué te hace falta un viejo calendario para tu nueva estrategia de contenido

A todos nos gustan las últimas virguerías que llegan a las redes sociales, los nuevos filtros de Instagram, el vídeo en directo de Periscope, los cambios en el algortimo de Facebook o la cámara lenta de Hyperlapse. Molan. Y no nos gustan nada las monótonas tablas Excel ni los antiguos calendarios. Son aburridos.

Pero este viejo recurso puede ser la llave para que tu más innovadora campaña de Marketing de Contenidos sea un éxito. ¿Por qué? Porque todos tenemos buenas ideas y mejores  intenciones, pero la generación de contenido es exigente y los plazos son difíciles de cumplir. Sin una estrategia clara y un buen calendario, es imposible publicar con asiduidad y coherencia. Y recuerda que la estrategia es la clave para el éxito de tu campaña.

Aquí te damos algunos consejos sobre cómo crear un calendario para aportar estrategia a tu marketing de contenidos. Te facilitarán tus campañas y su planificación en torno a un calendario.

 

  1. Planifica a un mes vista (al menos)

La vieja dicotomía entre teoría y praxis. Es probable que los manuales de comunicación hablen de planificar el contenido en los próximos tres meses. Pero, en la vida real, el día a día nos devora la agenda y no es muy realista hacer una planificación con este horizonte temporal. Por eso, te sugerimos mirar a un mes vista. Así de modesto, pero así de ambicioso a la vez. Si eres capaz de fijar este hábito, tienes mucho ganado.

 

  1. Asigna responsabilidades

Los planes que no tienen fecha no se cumplen. Y los que no tienen nombre de responsable tampoco. Por eso, en un calendario editorial es fundamental asignar responsabilidades, tanto para la creación de contenido como para su publicación. Usa calendarios como iCal o Google Calendar, o gestores de proyectos como Basecamp o Redbooth, para compartir la planificación con tu equipo, asignar responsabilidades y conseguir que la maquinaria esté perfectamente engrasada. 

 

  1. Trabaja orientado a objetivos

 Antes de empezar a producir contenido, tienes qué tener muy claro adónde quieres llegar al final del horizonte temporal que has establecido. ¿Quieres aumentar el tráfico de tu web en un 50%? ¿Incrementar los leads en un 20%? El objetivo que establezcas va a determinar el tipo de contenido por el que vas a apostar, la periodicidad de tus publicaciones, los canales de difusión de tu contenido… Marca metas claras, ambiciosas pero realistas y, sobre todo, asociadas a una fecha en el calendario. En este post puedes ver algunos KPI que te pueden ayudar.    

 

  1. Segmenta el contenido por públicos

Enriquece tu calendario con publicaciones diferenciadas para tus diferentes tipos de público objetivo. Por ejemplo, crea un documento para crear y publicar contenido que tenga en cuenta cada público objetivo en sus diferentes fases del proceso de compra, y de esta forma tendrás claro en un solo golpe de vista dónde estás poniendo el acento y qué flancos dejas más débiles. Pura estrategia visual.

  

  1. Busca un equilibrio en formatos

Una campaña de marketing de contenidos no es sólo una sucesión de posts en tu blog. Contenido también son fotos, vídeos, GIFs, e-books, webinars, presentaciones, infografías… Lo visual es cada vez más importante. Así que enriquece tu contenido con múltiples formatos y distribúyelo de forma equilibrada en un calendario. De este modo te será mucho más sencillo entusiasmar a tu audiencia con formatos frescos y variados en vez de aburrirla con contenido monótono.

 

  1. Reciclar es dar vida

¿Quién dijo que reciclar contenido era una mala idea? Así que resucita tu contenido ya publicado, por ejemplo buscando oportunidades en las que vuelve a cobrar actualidad. Hechos noticiosos, eventos, citas sectoriales que se pueden programar en torno a un calendario. También puedes agrupar contenido (unir varios posts en un e-book, por ejemplo) o atomizarlo (diseccionar un white paper en varias infografías). Las posibilidades son infinitas, siempre que tengas en cuenta una máxima: tienes que dar a tu público algo atractivo, diferente y que le aporte valor.

 

En resumen, un clásico calendario, enriquecido y adaptado a los nuevos tiempos, puede serte de mucha utilidad para hacer más efectiva tu estrategia de contenido. Puedes apoyarte en multitud de herramientas digitales, por ejemplo algunas de las que hemos mencionado en este post, pero no subestimes el poder de un clásico cuadro en papel.

De acuerdo, mola más el poster de Keith Richards que le da a tu oficina ese toque rockero. Puede que una tabla Excel no sea tan cool, pero piensa en el efecto que genera que el calendario editorial de los próximos meses presida la oficina y esté presente en el día a día de todo el equipo. Recuerda que el contenido sin estrategia, es… sólo eso. Contenido.

New Call-to-action

 

marketing de contenidos calendarios

Redes