Concentrar la complejidad de todo un laboratorio en un dispositivo de plástico del tamaño de una tarjeta de crédito. La tecnología lab on chip ofrece una potente ilustración de los beneficios que pueden aportar las microtecnologías al diagnóstico precoz de enfermedades. Su principal potencial es la capacidad de proveer nuevas herramientas para una monitorización más simple, rápida y barata en cualquier ámbito.

Es una de las apuestas del centro de investigación cooperativa en micro y nanotecnologías, CIC microGUNE, que trabaja en el desarrollo de nuevas soluciones para mejorar el diagnóstico en fases tempranas. Lo explica de forma muy ilustrativa Teknopolis en este vídeo emitido el pasado fin de semana.

Sin categoría

Redes