Marketing de contenidos vs inbound marketing. ¿Cuál es la diferencia?

 

“Ah, el inbound marketing. Sí, ese nuevo anglicismo que se han inventado para lo que antes era el marketing de contenidos, ¿no?”. Esta es una de las reacciones más habituales que nos encontramos por parte de clientes y colegas del sector cuando el término inbound marketing aparece en la conversación.

 

En este blog ya hemos hablado largo y tendido sobre qué es el inbound marketing y sus diferentes derivaciones. Pero no hemos abundado tanto en un concepto que puede parecer anticuado pero sin embargo está en plena vigencia: el marketing de contenidos. Y, sobre todo, hasta ahora no los hemos comparado directamente: marketing de contenidos vs inbound marketing. ¿Cuál es la diferencia?

  

¿Qué es el marketing de contenidos?

Es un proceso de marketing estratégico centrado en la creación y distribución de contenido valioso, relevante y coherente para atraer y retener a un público claramente definido y, en última instancia, para impulsarle a realizar acciones que lo conviertan en un cliente rentable.

No se trata de un concepto nuevo. Probablemente, los pictogramas de las cuevas de Altamira son ya una forma primigenia de marketing de contenidos. Pero esto no quiere decir ni mucho menos que sea un concepto antiguo.

Es más, sigue siendo la gasolina de muchas estrategias de marketing, El contenido es la nueva publicidad. De hecho, hay pocas herramientas más efectivas para crear una relación con tu audiencia que esté basada en la confianza. Al fin y al cabo, el contenido es el mensaje que distribuye toda tu estrategia de marketing, que no serviría de nada sin esta preciada mercancía.

En definitiva, el arte de comunicarte con tu audiencia sin la necesidad imperiosa de tener que venderle algo de manera inmediata. Conexiones emocionales que ayudan a una marca a fidelizar a su público.

 

¿Qué es el Inbound Marketing?

Se trata de una metodología con un enfoque no intrusivo ideada hace algo más de 10 años por los fundadores de la multinacional norteamericana Hubspot para sacar el máximo partido a las acciones de marketing digital, alinearlas en torno a una misma estrategia y maximizar el retorno de la inversión. Una metodología que pone en el centro de atención al usuario o buyer persona y que orienta toda su estrategia en esa dirección, a partir de la base de que en este momento el poder y la fortaleza de decisión ha pasado del vendedor al comprador.

Para ello, agrupa una serie de técnicas de marketing dirigidas a incrementar el número de visitantes de una web, un blog o un perfil en redes sociales a través de contenido de calidad, a convertir ese tráfico en leads cualificados, a cerrar nuevos clientes y a fidelizar los actuales.

El inbound marketing tiene un enfoque educativo que permite que los potenciales clientes aprendan cómo tus productos y servicios pueden resolver sus problemas; y les entrega la información necesaria para que vayan avanzando a su ritmo en su ciclo de compra. En todo este proceso, el contenido es una de las piezas esenciales. No la única.

En los últimos años, muchas empresas de diferentes sectores han comprobado cómo el inbound marketing es una de las metodologías que mejor se adapta a las actuales circunstancias del consumidor y el proceso de ventas, por lo que ha resultado muy efectiva para hacer crecer su negocio y medir el resultado y el retorno de cada una de sus acciones de marketing.

 

¿En qué se parecen?

  • Ambos empoderan a los clientes potenciales.
  • Los dos buscan construir una relación duradera con el público.
  • Se esfuerzan por crear contenido valioso que entretiene y educa.

 

¿En qué se diferencian?

El inbound marketing es un marco más amplio que incluye el contenido como una de sus piezas esenciales, pero que no se limita exclusivamente a él. Así, una estrategia de inbound marketing incorporará buena parte de los elementos inherentes a un plan de marketing de contenidos.

Pero no sólo. El inbound marketing toma como base el marketing de contenidos pero luego incorpora técnicas y estrategias que enriquecen el proceso y lo potencian para orientarlo a la conversión y a optimizar el retorno de la inversión. Dicho de otra manera, el inbound ha aprendido las lecciones del marketing de contenidos, ha puesto en valor su potencial y ha minimizado sus debilidades completando su aportación para obtener mejores resultados.

Así, técnicas como el SEO, el Social Media Marketing, la conversión, el lead nurturing o la automatización aportan al marketing de contenidos el valor añadido necesario para garantizar que los esfuerzos realizados tengan un óptimo retorno de la inversión.

De todas formas, después de todo, quizá lo realmente importante no sea el término técnico con el que acuñamos nuestra estrategia. Lo relevante de verdad es que sea efectiva y ofrezca a nuestros clientes y a nuestras empresas los resultados esperados en forma de posicionamiento de marca, de aumento de tráfico, de generación de leads cualificados o de conversión de clientes.

 

Ebook "Cómo convertir tu empresa en un imán para atraer clientes"

 

inbound marketing estrategias de contenidos

Redes