600x312_riesgo

 

 

Pones en marcha tu plan de marketing digital, defines una estrategia, estableces unos objetivos, te preocupas por el SEO, tienes a punto contenido interesante y conoces a la perfección tu funnel de ventas. Hasta aquí, perfecto, pero ¿sabes quiénes son tus usuarios clave?

Es habitual conocer nuestra empresa hasta el más mínimo detalle y, sin embargo no habernos preocupado lo suficiente en indagar e investigar en profundidad sobre quiénes nos están comprando y quiénes queremos que nos compren. En este sentido, solemos fiarnos de la intuición para lo más importante: las personas, sus necesidades, sus retos y problemas.

 

Tu plan de marketing digital será un absoluto descontrol al más puro estilo del ejército de Pancho Villa si no defines bien tu Buyer Persona y pronto comenzarás a experimentar situaciones como estas:

 

 

1. Empezarás la casa por el tejado

 

Sin unos buenos mimbres, tu casa tardará poco en desplomarse. Muchas veces sentimos la necesidad de avanzar rápidamente, de crear contenido, de ponernos “manos a la obra” y no dedicamos suficiente tiempo a reflexionar acerca de a quién queremos vender nuestro producto. Conocerle bien es imprescindible para construir unos buenos cimientos y que todo lo que vayamos construyendo tenga sentido. No escatimes tiempo de reflexión. 

 

 

2. Tus percepciones pueden no ser las mismas que las de tus clientes

 

Que conozcas mucho tu mercado no te librará de estar equivocado. Esto es complicado de entender a veces puesto que creemos que tenemos toda la información y conocemos absolutamente todo lo relativo a nuestro negocio. Lo cierto es que seguramente sea así, pero contar con una visión precisa del comportamiento de nuestro consumidor estrella no suele ser habitual. En este punto debemos trabajar dejando de lado nuestra intuición y poniendo en marcha una investigación de calidad, que nos reporte datos reales y objetivos.

 

 

3. Predicarás en el desierto

 

En definitiva, no conocerás a quién te diriges. En la era del marketing de atracción no podemos pretender convertirnos en bustos parlantes sin importarnos quién recibe la información. Conocer bien a nuestro auditorio nos permitirá adecuar el mensaje y optimizar el discurso.

 

 

4. Harás contenido sin un hilo conductor, sin pies ni cabeza

 

Es posible que tengas un material valiosísimo, un redactor de primer nivel, y sin embargo, que tus piezas de contenido no tengan una concordancia que les dé sentido dentro de tu ecosistema digital.  

 

 

5. Invertirás mucho tiempo

 

La máxima de que el tiempo es oro es hoy más real que nunca. Si no tienes claro quién es tu Buyer Persona corres el riesgo de invertir gran cantidad de tiempo en conocer como interactúa, qué redes sociales usa, qué tipo de compras realiza o cómo le gusta consumir contenido digital. Te perderás en un mar de información que no podrás interpretar. 

 

 

¿Está tu empresa preparada para el Inbound Marketing? ¡Descúbrelo en nuestro  Inboundómetro!

 

 

6. Tus recursos de marketing se quedarán bajo mínimos

 

Por mucho que inviertas, tu presupuesto nunca será suficiente si no está bien dirigido. Es vital centrar el tiro e impactar a quien te interesa impactar, si no malgastarás dinero y recursos en llegar a personas que nunca se convertirán en leads.

 

 

7. Disminuirá tu volumen de captación de leads

 

Este es el síntoma mas visible de no haber hecho un buen trabajo de definición de tu Buyer Persona y seguramente lo que te hará recapacitar. No esperes a ver unos malos resultados para ponerte a trabajar, hacerlo mal o no hacer nada tiene consecuencias. Si no orientas bien tu contenido hacia el tipo de cliente que quieres captar, ¿cómo esperas que se acerque a ti?

 

Ahora ya conoces un poco mejor los riesgos que conlleva no tener claro quién es tu cliente ideal y esperamos que no tardes mucho en tener una buena radiografía, pero recuerda que el Buyer Persona es dinámico, es un trabajo constante que tendrás que ir ajustando a lo largo de todo el proceso. Casi con toda seguridad en un primer momento no podrás responder a todas las preguntas que te planteará el hecho de definir tu Buyer Persona, por eso es importante ir revisándolo de manera habitual.

 

Que esto no te asuste, puedes hacer una primera aproximación e ir completando detalles poco a poco, a medida que vas ampliando la información y recabando datos importantes.

 

En definitiva, si no trabajas bien tu Buyer Persona, si no entiendes sus preocupaciones o puntos de dolor, no sabrás qué acciones poner en marcha, a quién dirigirte ni en qué momento hacerlo y tu plan de marketing no tardará en resentirse. Te contamos esto y mucho más en nuestro ebook Buyer Persona: El secreto para acelerar las ventas de tu empresa.

 

New call-to-action

buyer persona inbound marketing

Redes