600x312_plantilla_dinero

 

Google Ads se ha convertido en una de las herramientas a tener muy en cuenta a la hora de realizar una estrategia de marketing digital, tanto para pequeñas como para grandes empresas.

 

Google Ads es solo una de las muchas vías para conseguir algo tan básico como hacer publicidad online, aumentar las ventas, ampliar la visibilidad de tu negocio o para tener un mayor conocimiento sobre el cliente. En definitiva, puede ser una herramienta decisiva en tu estrategia digital. Si estás invirtiendo dinero en campañas, te recomendamos que atiendas a estos errores más comunes que tienes que evitar. Por el contrario, si quieres tirar tu dinero, haz justo lo contrario a lo que te indicamos a continuación.

 

 

1. No planificar las campañas

 

El error más grave de todos sin ninguna duda: no planificar. Es el primer paso y el más importante a la hora de empezar con una campaña. Hay que tener claro cuál es el objetivo que se quiere conseguir, cuál será la estructuración y tipo de campañas y con qué presupuesto contamos para tal efecto. 

 

Para que las campañas de Ads funcionen hay que comenzar con una buena estructura, bien optimizada, partiendo siempre de la configuración propia de la herramienta: Cuenta > Campaña > Grupo de anuncios > Anuncios. Sin estructura corremos el riesgo de no poder repartir mejor el presupuesto, por lo que los CTRs (porcentaje de clics) serán menores al igual que las conversiones y, además, los CPCs (coste por clic) serán más altos.

 

 

2. No hacer Keyword Research

 

No seamos comodones. Si se trata de campañas de la Red de Búsqueda, no hay que escoger las keywords al tuntún, hay que tener en cuenta que el anuncio va a tomar estas palabras clave como referencia  y, lo más importante, son estas palabras por las que hay que apostar, ¡y pagar! No prestar atención a esta tarea es condenar las campañas al fracaso, sin ninguna posibilidad de éxito o, lo que es lo mismo, de conversión.

 

A la hora de definir las palabras clave hay que centrarse en el tipo de negocio, hay que pensar en el producto o servicio, en aquello que buscarían los clientes y en los objetivos de la campaña de cara a crear un listado que defina correctamente el negocio y que permita que estar palabras clave puedan ser usadas por los potenciales clientes para encontrarnos.

 

 

3. No utilizar las concordancias

 

Existen cuatro tipos de concordancias en cuanto a las palabras clave: amplia, modificador de concordancia amplia, frase y exacta. Ignorando los tipos de concordancia con palabra clave no podremos controlar qué búsquedas activan un anuncio. Por ejemplo, se podría utilizar la concordancia amplia para mostrar su anuncio a una audiencia amplia o utilizar la concordancia exacta para dirigirse a grupos o a clientes específicos.

 

Generalmente, cuanto más amplio sea el tipo de concordancia con palabras clave, más tráfico potencial tendrá la misma. Por el contrario, cuanto más específica sea dicha opción, más relevante será la palabra clave en el momento de realizar la búsqueda.

 

 

4. No usar las keywords negativas

 

Otro error común es el de no hacer optimizaciones de las keywords por las que no queremos que se muestre nuestro anuncio. No añadir negativas en las campañas o grupos de anuncios provocará que perdamos dinero en clics irrelevantes, que no aumente la tasa de CTR, que empeore el Nivel de Calidad y, la más importante, que no se generen conversiones.

 

Este error se suele cometer incluso antes de lanzar la campaña, ya que siempre habrá palabras por las que no queramos aparecer nunca, como podría ser “segunda mano”. Y no solo eso: una vez lanzada, hay que observar los términos de búsqueda por los que aparecen los anuncios, ya que podemos aparecer a través de términos que pensábamos que no apareceríamos y, además, nos da información sobre cómo buscan los usuarios.

 

 

5. No tener más de una versión de anuncio

 

Tener sólo una versión de anuncio o copy es impensable. Hacerlo supone no testear qué anuncio es el que mejor funciona ni que Google muestre al usuario la versión más relevante para cada usuario.

 

Este error nos supondría de nuevo mayores costes y menos conversiones en las campañas, lo recomendable es tener más de dos copies activos para que van rotando según su relevancia.

 

 

6. No añadir extensiones de anuncio

 

Si ya estamos pagando por aparecer en las primeras posiciones de Google, ¿por qué no hacerlo ocupando más espacio y siendo más visibles y relevantes? Justo esto es lo que nos permiten las extensiones de anuncio y, lo mejor de todo, sin tener que pagar un duro más. Tenemos diferentes extensiones disponibles: ubicación, llamada, aplicación, reseña…

 

No añadir extensiones a los anuncios hará que no seamos tan visibles como lo podría ser la competencia, por lo que se lo pondremos menos atractivo al usuario para hacer clic en nuestro anuncio. Perderíamos de nuevo conversiones y no mejoraría la proporción de clics en nuestra publicidad online.

 

 

7. No tener una buena landing page

 

Tenemos una buena estructura, se han seleccionado las palabras clave adecuadas, el usuario ha realizado la búsqueda y ha hecho clic en el anuncio. Esto sonaría perfecto si el usuario no aterrizara en una landing page que no esté optimizada o, aún peor, que no se corresponda con lo que desea.

 

¿Qué significa esto? Que estamos tirando el dinero. La página de aterrizaje tiene que incitar al usuario a convertir, ya sea para comprar, enviar un formulario o suscribirse a la newsletter, no queremos que sólo se quede navegando por la web.

 

Está claro que gestionar campañas en Google Ads no es fácil, hay que tener muchos factores en cuenta y todos tienen una gran importancia. Este tipo de publicidad online requiere dedicación, ser ordenado y tener creatividad.

 

Así que, después de acercarte a algunos de los errores más comunes que se pueden cometer, esperamos que los tengas en cuenta para llevar al éxito tus campañas de Ads y apoyarte en ellas para conseguir los resultados que mereces.

 

Contacta con nosotros

 

paid media

Redes