Las cinco claves del storytelling que ya estaban en la Odisea

Bajo el ampuloso nombre de storytelling reside una disciplina tan antigua como la propia existencia humana: el arte de contar historias.

Es posible encontrar a alguien a quien no le gusten los huevos fritos con patatas, pero incluso a esas personas les gustan las historias bien contadas.

Nadie es inmune al placer de escuchar un relato bien hilvanado, protagonizado por personajes seductores, que se enfrentan a dificultades y finalmente consiguen su objetivo o fracasan en él.

A través de una buena historia es posible establecer una conexión genuina con el receptor del mensaje, indagar en sus anhelos, profundizar en sus necesidades y establecer vínculos que trasciendan la esfera comercial. Por eso el arte de contar historias ha sido una herramienta crucial en el marketing convencional y lo sigue siendo en el marketing digital.

Las buenas historias da igual de lo que hablen, porque hablan de todo, y da igual cuando fueron escritas porque son eternas. Ese es el caso de una de las obras más antiguas de la literatura occidental. Atribuida a Homero, la epopeya de Odiseo, Ulises en la tradición latina, es un compendio inacabable de virtudes narrativas. Nos hemos propuesto ofrecerte las cinco claves del storytelling que ya estaban en la Odisea, pero si te animas a releerla te llevarás muchas más.

Las cinco claves del storytelling que ya estaban en la Odisea

1.- El héroe (accidental)

Uno de los elementos narrativos imprescindibles para contar una historia es el protagonista, ya que el relato se articula en torno a él. En eso la Odisea no falla, está protagonizada por un auténtico héroe, pero además un héroe accidental. Ulises no estaba llamado a protagonizar una peripecia tan compleja, es alguien identificable, con fragilidades, que puede fracasar en cualquier momento. Además, carece de poderes sobrenaturales, su única arma es una inteligencia desbordante y bueno sí, hay que reconocer que goza del favor de Atenea, que es como tener quince primos de Zumosol.

Pero si analizamos a Ulises hallaremos a un guerrero exhausto tras combatir 10 años en la guerra de Troya, una contienda de la que se quiso escaquear fingiendo su propia demencia, pero lo pillaron y no le quedó más remedio que alistarse, así que además de no tener superpoderes es tan tramposillo como la mayoría de los de su especie. Imposible no quererlo.

 

2.- La misión

Una vez encontrado el héroe habrá que dotarlo de heroicidad y para eso hay que encargarle una misión. El gobernante del pequeño reino de Itaca solo tiene un objetivo: regresar a su casa y reunirse con su familia. Así que reúne a los hombres que le quedan y se embarca surcando los mares. Parece una tarea sencilla, pero los dioses tienen otros planes para él. Desde el primer momento las cosas se complican y se ve abocado a un viaje lleno de dificultades: cicones, cíclopes, la hechicera Circe, el descenso al mundo de los muertos, los cantos de sirena, Escila y Caribdis y al final de la travesía, cuando ya han perecido todos sus compañeros de viaje, la dulce compañía de Calipso que hará todo lo posible por retenerlo a su lado. No hay una buena historia que no esté salpicada de aventuras. Para que tu héroe sea un héroe le tiene que suceder un poco de todo.

 

3.- El conflicto

Además de un larguísimo viaje trufado de dificultades, cuando Ulises al fin llega a casa se encuentra un panorama desolador. Su hogar esta lleno de pretendientes que quieren casarse con su mujer, quedarse con sus riquezas y hacerse con el poder de su reino. Los elementos para el conflicto están sobre la mesa y en una situación tan extrema solo puede haber un vencedor. Está claro que Odiseo se ha ganado recuperar su lugar en el mundo, así que se enfrenta a sus rivales y los derrota uno por uno, de forma bastante sanguinaria y con una buena dosis de inquina, por cierto. Pero como los griegos eran en el fondo muy civilizados, no hay conflicto sin mediación, ni resolución pactada y Atenea interviene para evitar que se desencadene una guerra civil en Itaca. Ulises ha triunfado. Nuestro héroe accidental ha conquistado el éxito y de paso la eternidad.

 

4.- Las pasiones

La Odisea no descuida ni un momento la narración de los elementos que hacen próximo a su protagonista, que lo acercan al público, que le permiten empatizar con su causa. En el storytelling es imprescindible que nos sintamos próximos al protagonista. Lo peor que le puede pasar a un narrador no es que su relato sea malo, sino que sea intrascendente, que carezca de interés, que el destinatario del mensaje desconecte del protagonista. Que nos dé igual su destino.

La Odisea está poblada de elementos que nos conectan a la peripecia del personaje principal y que nos hacen sufrir con él, pero además, como sucede en las obras maestras, está llena de guiños a las auténticas pasiones que mueven al ser humano. Deseo, amor, fidelidad, sentido del deber, placer, hedonismo, esperanza, venganza, avaricia, ira y por supuesto el recuerdo de los grandes valores en los que se apoya la sociedad de la época: la hospitalidad, el placer de la buena conversación, el gusto por la gastronomía. Sí, la Odisea es también una pequeña guía para sibaritas autoindulgentes. Ninguna buena historia debería renunciar a eso. ¿no?

 

5.- Los recursos narrativos

El uso inteligente y meditado de los recursos narrativos es clave. Siempre hay que tener claro qué contar, la Odisea nos cuenta el regreso a casa del héroe, pero hay que saber cómo contarlo. En la Odisea se hace uso de un buen surtido donde escoger. Para empezar, la historia arranca in medias res, es decir, con la trama ya empezada, y poco se nos va contando cómo hemos llegado hasta allí. Para lograr que las piezas del puzle encajen, se emplean recursos variados como las historias paralelas, el flash back o la alternancia en el punto de vista narrativo para dotarla de ritmo.

 

Si después de leer esto te lanzas en busca de la Odisea, estarás más cerca hacer tuyas las claves del storytelling. Pero dejar una huella profunda en tu público objetivo sigue siendo una tarea difícil, así que en GUK te escuchamos para escribir contigo tu próximo relato.

New Call-to-action

storytelling

Redes