5 de junio

 

De los creadores de “Es triste pedir, pero más triste es robar”, llega “Es triste que no te abran los emails en los que promocionas una content offer, pero más triste es que no hagan clic en el CTA”. Por eso, para que mantengas esa tasa de clic que te has marcado como objetivo, te contamos qué mensajes tiene tener ese email en el que promocionas algo que vas a dar a cambio de información (o sea, una content offer).

A primera vista puede que te parezca mucho. Pero no te preocupes y sigue nuestro mantra en redacción de emails: Sé. Breve. Nada bueno salió jamás de un email largo.

 

Un asunto importante...

El asunto es, ni más ni menos, el mensaje más importante a la hora de decidir si tus destinatarios van a abrir el email o no. Así que, si no vas a esforzarte aquí, ¿de qué servirá que el contenido del correo sea bueno? El asunto tiene que ser breve, atractivo y describir lo más importante de lo que le estás ofreciendo. ¿Por qué no te fijas en el mensaje más potente de tu email y tratas de mostrarlo en el asunto? Eso sí, mucho cuidado con las expectativas: si en el asunto no eres coherente con lo que se van a encontrar tus destinatarios, tu tasa de clic va a hacer aguas.


¿Qué soluciona?

Si tu content offer no le soluciona nada a nadie, entonces tienes que volver a planteártela. Y si no es así, tienes que explicar en todas las acciones que hagas para promocionarla el problema que resuelve. Tu webinar sobre “Planificación y seguimiento de un plan de producción” seguramente ayude a combatir el caos en la fabricación así que, ¿por qué no lo cuentas en el mail? Empieza por ahí, que es lo que más les va a doler a tus Buyer Personas.


¿Cómo lo soluciona?

Has citado el problema y ahora toca explicar brevemente cómo lo soluciona tu content offer. Basta con una breve y esquemática descripción del contenido para que el lector se haga cargo de lo que va a cubrir eso que le ofreces. Si es un ebook, enumera los capítulos. Si es una plantilla, cuenta a qué da respuesta. Un sumario del contenido es una promesa de que lo que se van a encontrar tus posibles leads tiene "chicha" y les pondrá los dientes largos para que accedan a esa content offer.


¿En qué formato está?

Ya has adelantado el contenido y ahora toca hablar del formato, porque no quieres que tus leads recién captados se encuentren con que tu guía sobre SEO es un vídeo en un tipo de archivo que no pueden visualizar, ¿verdad? Y si crees que el autor o autores de tu content offer añaden valor a la misma (por su cargo, por su renombre…), tampoco te olvides de mencionarlo.


¿Es gratuita?

Esperamos que tu content offer sea gratuita o que, por lo menos, tenga un precio solo simbólico. Si es de pago… ¿de verdad esperas conseguir muchos leads a través de ese formulario? Por eso, no dejes de mencionar si tiene coste o no. Para no arruinar expectativas, en caso de que lo tenga, y para animar a todos esos amigos de lo gratuito a que hagan clic en caso de que no.


Ojo al call to action...

Las llamadas a la acción son el puente entre tus contenidos y esa landing page en la que estás deseando que tus leads conviertan. Por eso, tienes que cuidar de que estén optimizadas al máximo: Trata de colocarla en un lugar visible pero coherente con la estructura del email (nunca antes de la explicación sobre lo que contiene la content offer), no te alargues demasiado en las palabras que contiene y dótala de todo el protagonismo en el diseño que merece.  



Eso es todo en cuanto al mensaje. Otro día te hablábamos de temas más estratégicos y de fondo, así que ya deberías tener todo listo para reventar esas métricas en tu siguiente campaña. Ánimo y ¡al lío!

 

Ebook "Cómo convertir tu empresa en un imán para atraer clientes"

 

automatización email marketing

Redes