japon

En los últimos tiempos, casi todos los vaticinios sobre el futuro de la prensa escrita son cuando menos apocalípticos. Por eso, no está de más mirarse de vez en cuando en el espejo de quien todavía puede presumir de contar con una prensa escrita con salud impensable en otras latitudes (al menos en lo que se refiere a ventas y lectores). Es el caso de Japón, donde, sólo a modo de ejemplo, el periódico más leído, Yomiuri, vende nada menos que 10 millones de ejemplares todas las mañanas y 3,6 millones más en su edición vespertina.

Pero incluso esta envidiable situación, fruto entre otras cosas de un complejo sistema de distribución, suscripciones y agentes de venta, tiene también sus claroscuros. Un reciente artículo de The Economist destaca la preocupación de los periódicos japoneses ante el progresivo envejecimiento de sus lectores, producto de que las nuevas generaciones reniegan del papel para calmar su sed de información únicamente en la red.

Afortunadamente, los periódicos tienen tiempo para pensar su estrategia porque su salud es todavía aparentemente de hierro. No es el único contrapunto positivo en el negro panorama general. La firma editora del New York Times ha anunciado hoy que ha cerrado 2009 en positivo, con un beneficio cercano a los 20 millones de dólares. ¿Luz al final del túnel? Esperemos. Nosotros suscribimos la frase de Thomas Jefferson que cita hoy William Baker en una interesante entrevista en El País: "Si tuviera que elegir entre tener un Gobierno sin periódicos o periódicos sin Gobierno, elijo esto último sin dudarlo".

Sin categoría

Redes