Decálogo para optimizar el SEO de tu marketing de contenidos

La creación de contenido supone el principal esfuerzo en una estrategia de marketing de contenidos, así que es importante sacarle el mayor rendimiento posible al trabajo que realizas. Y, para eso, es fundamental que el contenido llegue a tu público objetivo. O, mejor dicho, que tu target lo encuentre cuando busca lo que le interesa.  

Es en este punto donde entra en juego el SEO, esas siglas mágicas que no indican otra cosa que optimizar tu contenido para que los motores de búsqueda, o sea Google, lo encuentren más fácilmente. Te damos aquí 10 sencillos consejos que, si los tienes en cuenta cada vez que redactes un nuevo post en tu blog, te ayudarán a conseguir mucho mejores resultados en tu marketing online.

1. Trabaja bien las palabras clave

Antes de ponerte a escribir, es muy importante que definas bien cuál es tu público objetivo. Quién quieres que lea tu post y cuáles son sus intereses. Sólo así podrás saber qué busca en Internet y adecuar tus keywords a sus búsquedas. Elige para cada post una o varias palabras clave relevantes para tu target, pero también para tu negocio. Puede ser más de una, pero centra bien el tiro. Agrúpalas en torno a temáticas de las que surjan varios posts para poner en marcha campañas coherentes. 

2. Apuesta por la especialización

¿De qué vas a hablar que tanto interesa a tu audiencia? Si todavía no tienes un posicionamiento muy potente en tu sector, es recomendable que apuestes por la especialización, y por tanto por las denominadas long tail keywords, palabras clave algo más largas de lo habitual. Tienen menor volumen general de búsquedas, pero te será más fácil abrirte un hueco entre toda la competencia. Eso sí, trata de que no superen los 70 caracteres. Para trabajar con keywords, pueden ayudarte herramientas como las que ofrece Google (Webmaster Tools o Adwords), Ubersuggest o plataformas de marketing como Hubspot.

3. Elige un buen título

¿Para quién escribimos? ¿Para personas de carne y hueso o para un robot? Lo ideal es escribir para una combinación de ambas. Así que dale al título de tu post un enfoque atractivo, muy orientado a aportar valor a tu público objetivo y que sea pedagógico. Ten en cuenta que el título es lo que va a determinar si tu audiencia decida leerlo o no. Pero no olvides poner las cosas fáciles al robot: intenta que tu título incluya la palabra clave principal y procura no superar los 70 caracteres.

4. Trabaja una estructura clara y sencilla

Haz caso a los viejos manuales de periodismo. Al escribir un post, define claramente qué quieres contar en la entradilla, cómo vas a enganchar al lector, selecciona los subtítulos, introduce destacados, “rompe”el texto con bullets, enriquécelo con listados, material multimedia... Todo esto no sólo hará que tu audiencia lo valore, sino que también premiará tu SEO y te hará subir en los rankings. Pónselo fácil a Google: utiliza las keywords en el cuerpo del texto (aunque no las repitas más de 5 veces).

5. Las imágenes, las grandes olvidadas

Si las imágenes valen más que 1.000 palabras, a la fuerza tienen que posicionar en los buscadores. Y efectivamente es así. Frecuentemente olvidadas en las estrategias SEO, hoy en día resulta imprescindible trabajarlas si quieres optimizar tu contenido en el rey de los buscadores. Para empezar, elige varias imágenes (al menos una) que aporten valor informativo y visual a tu post. La etiqueta Alt sirve para explicar a Google de qué trata la imagen. Trabájala bien y alinéala con el resto de la estrategia de posicionamiento para maximizar tu visibilidad en Google.

6. Tu tarjeta de presentación: la URL

La URL de tu post es su tarjeta de presentación, y por lo tanto fundamental para que puedan encontrarte. Prescinde de las palabras accesorias como preposiciones, conjunciones y céntrate en los conceptos centrales. Es importante que la URL incluya tu palabra clave principal, y separa cada palabra usando guiones (-). Por ejemplo, la URL de este post es http://blog.guk.es/decalogo-optimizar-seo-marketing-de-contenidos

7. Las 'metas': descripciones y títulos

Metadescripciones y metatítulos describen el contenido de la página de cara a los buscadores. Su importancia radica no tanto en su influencia en el posicionamiento natural del artículo, sino en que será la información que previsualizará el usuario. Por tanto, será determinante a la hora de llevar a esa persona a tomar la decisión de pinchar o no el enlace. Como no es visible desde el navegador, para trabajarla necesitarás un gestor de contenidos. Sé descriptivo, ofrece una propuesta de valor y a ser posible llama a la acción. Trata de incluir tus palabras clave y no te excedas de 150 caracteres. Algunas herramientas, como el plug-in SEO by Yoast si escribes en Wordpress o Hubspot te pueden ayudar mucho.

8. Compartir y comentar

Tan importante como el SEO on-page es el off-page. Es decir, todas aquellas acciones que realizamos de forma externa para mejorar la presencia de nuestro post en los buscadores. Por tanto, cómo se percibe nuestro post desde el punto de vista del usuario. Si nuestro contenido es útil y relevante, y además facilitamos que sea compartible en Social Media y fomentamos la participación, por ejemplo a través de comentarios, más autoridad ganaremos de cara a los buscadores. También conseguiremos que nos incluyan en marcadores, listas de blogs, etc. Recuerda que Google y Twitter han alcanzado un acuerdo para mostrar resultados de la red social en el buscador. Así que tenlo en cuenta y optimiza tus Twitter apps. 

9. Enlaza tu post: link building.

Los enlaces son premiados por los buscadores. Por un lado, están los denominados enlaces externos. Si sacas al usuario de tu página para llevarlo a otra, asegúrate de que se trata de páginas con autoridad que aporten valor, siempre dentro del ámbito de tu post. En cuanto a los links internos, incluye siempre un par de ellos, que conecten con otros artículos relacionados. Conseguirás así mantener a tu lector en tu web y hacer que se interese por otros de tus posts.

10. Llama a la acción 

En realidad, este último punto no tiene que ver con el SEO, sino con el CRO, la estrategia de optimización de la tasa de conversión. Porque, ¿qué sentido tiene trabajar muy bien el SEO para atraer a tu público si luego no le invitas a entrar en tu casa? No olvides nunca que tus post, además de aportar información de valor a tu audiencia, deben intentar animarles a realizar una acción, como suscribirse a tu blog, descargarse contenido o interesarse por tus productos. Incluye una llamada a la acción (CTA) al final de tu post, ofreciendo algo que aporte valor, solucione algún problema, ofrezca una promoción o despierte curiosidad.

Por ejemplo, descárgate esta guía visual para poner en marcha tu estrategia de Marketing de Contenidos en 7 pasos. 

New Call-to-action

 

marketing de contenidos

Redes