Cuéntalo tú y evita cabreos ‘king size’ en tu estrategia de comunicación

“Tengo un cabreo king size”. Esta era la expresión utilizada por Mario Fernández, expresidente de Kutxabank, a la entrada de los Juzgados de Instrucción de Bilbao, en la causa abierta contra él por los pagos de dicha entidad a quien fuera Delegado del Gobierno español en Euskadi, Mikel Cabieces.

Un 'cabreo' similar -también tamaño 'king size’- es el que tenía hace unos meses un responsable de una  empresa cuando -cosas de la vida- consideró que una historia-noticia vinculada con un proyecto de gran envergadura de su empresa no había sido cubierto-reflejado correctamente -en su opinión- en un medio de comunicación impreso. Este medio le dió al reportaje apertura de sección, doble página y llamada en portada. El 'cabreo' tenía su origen en que, en su opinión, el artículo contenía algunas imprecisiones.

Pero retomemos el tema: proponemos una acción de comunicación y/ de relaciones públicas con un medio (es decir, hablamos de 1.0), a quien trasladamos una información –elaborada con bastante cariño- susceptible de ser de su interés, y lógicamente confiamos en el buen hacer del periodista para su elaboración. El periodista hace su trabajo -bien, en nuestra opinión-, el medio se toma su tiempo para su publicación (todo el del mundo, esto quizá si requería algún otro comentario) y finalmente se publica. Resultado: un buen trabajo periodístico para el periodista y el medio (mejorable, of course, pero bueno); un resultado –aparentemente- espectacular para la agencia de comunicación (o sea, nosotros), y un ‘cabreo king size’ del cliente. Conclusión, resultado desastroso en términos de empresa.

Y ahora, la pregunta es: ¿cerramos el negocio? ¿mandamos al carajo al cliente? ¿Le damos la razón a este y nos mosqueamos con el medio?...

La comunicación tiene alternativas

La pregunta no tiene fácil respuesta, pero la comunicación tiene alternativas.

Podríamos decir que estas cosas pasan cuando delegas, exclusivamente, en otros -pongamos que hablamos de los medios- para que hablen sobre ti, para que cuenten tu historia.

Podríamos decir que esto pasa cuando sigues creyendo que la única forma de elevar la consideración social de tu marca es persistiendo en la percepción de que tu única audiencia es el medio de comunicación, que es el único depositario de tu información valiosa y transmisor de la misma una vez pasada por el filtro del profesional del periodismo.

Podríamos decir, también, que esto pasa porque -quizá- sigues anclado en el estadio 1.0, en la comunicación convencional, y que no aprovechas las herramientas que internet ha puesto a tu disposición para construir tu propio discurso y tu propia historia, y trasladarlo a tu audiencia de forma directa y sin intermediación alguna, e integrando esta estrategia de comunicación en tu estrategia comercial y de negocio (pongamos que hablamos del marketing de contenidos).

Y también podríamos decir que, quizá, sobre todo, todavía no has ‘visto’ la jugada, todavía no has caído en la cuenta de que puedes y debes abrirte a otras opciones y otras posibilidades.

No puede ser que estés buscando cómo mejorar tu empresa y tu producto y/o servicio, y no creas que debes mejorar tu comunicación, tu marketing, en definitiva tu estrategia comercial y de negocio.

'Be your own media'

No somos ingenuos ni estamos propugnando dar carpetazo a lo primero (1.0) y volcarnos exclusivamente en lo segundo (2.0), porque es un debate superado. Estamos hablando de que hoy no sirve ‘solo’ lo primero o ‘solo’ lo segundo, sino que las estrategias de comunicación y relaciones públicas deben armarse a partir de la integración de ambas ‘herramientas’. Y que, a lo mejor, tienes que comenzar a pensar en darle una vuelta a tu estrategia de marketing y de comunicación&relaciones públicas. Integrándolas, por ejemplo.

Las entidades, las marcas necesitan de los medios. Es obvio pensar que éstos pueden apoyarte y contribuir a elevar tu imagen y tu posicionamiento de marca. Pero, ya no tienes por qué esperarles ni por qué desesperarte cuando no te ‘ven’ o no te ‘responden’. Sé receptivo cuando se acercan a ti, atiéndeles como antes, pero cuéntalo tú también, ‘be your own media my friend’. Si lo haces bien, tu negocio irá mejor, los medios girarán su mirada hacia ti y, quizá, te ahorrarás ‘cabreos king size’.

 New Call-to-action

comunicación corporativa comunicación de crisis

Redes