Cómo hacer que tu web apoye al equipo de ventas de tu empresa

 

En más de una ocasión has salido de una reunión comercial con esa sensación. La web de tu empresa no refleja correctamente el potencial del producto o servicio que ofrece. Sientes que no contribuye a apoyar la estratega comercial que desarrollais tú y tu equipo. 

Es decir, tu interlocutor te transmite una impresión: no era conocedor de las capacidades de tu empresa hasta que tú se lo has trasladado de viva voz.

Y tú, además de satisfecho por el resultado de la reunión, sales con una pregunta: ¿Cómo es posible que lo que le he contado le haya generado semejante sorpresa si, se supone, ya lo contamos en nuestra web en el marco de unos criterios de marketing digital?

Es cierto, se supone.

Hay una máxima que utilizamos habitualmente en el ámbito del marketing de contenidos y es aquella de que “eres lo que publicas en tu web”. Es decir, tu web es el fiel reflejo de cómo eres y cómo tienes articulada tu estrategia de negocio. La web, en cierto modo, nos-te delata, cuenta mucho de lo que eres. 

A continuación damos unas claves básicas que nos pueden ayudar a entender si tu web es una herramienta alineada con tu estrategia de marketing o si todavía no has considerado ese estadio posible y simplemente has llevado tu catálogo corporativo al soporte digital. 

Una herramienta válida

Es decir, ¿has pensado en algún momento del proceso de definición de tu web, si ésta puede ser una herramienta válida y eficaz para ‘acompañarte’ en tu estrategia de crecimiento del negocio? Es básico concebir tu web como un aliado que está estratégicamente orientado a conseguir tus objetivos comerciales.

Alineada con tu estrategia comercial

Si tu empresa no vende, vamos mal. Y para vender tiene articulada toda una estrategia comercial, en la que realiza un importante esfuerzo en forma de recursos, personas, etc. Tus comerciales andan danzando de aeropuerto en aeropuerto, de reunión en reunión. Y tú les pides resultados. Una buena web alineada con tu estrategia comercial les puede ayudar en su labor. 

Implica al equipo de ventas

 Para que una web esté alineada con la estrategia comercial y de crecimiento del negocio, quizá es importante involucrar a los agentes que están directamente implicados en este proceso, escuchar sus opiniones e implicarles directamente en el proyecto. Sí, ya sabemos que no es fácil sacar tiempo. Pero si para lo realmente importante no sacamos tiempo… ¿Has preguntado a tu equipo de ventas si la web les ayuda en su trabajo?

Un propósito definido

En la web a menudo incurrimos en una práctica muy generalizada como es contar todo lo que somos, todo lo que hacemos, toda nuestra historia. Lo contamos todos…, y estamos muy satisfechos, incluso emocionados. Y creemos que vamos a conseguir emocionar a los demás. No es así, no es del todo así. Aquí volvemos a la carga con la máxima de nuestro ‘amigo’ Joe Pulizzi: a nuestro público no le interesan ni nuestros productos ni nuestros servicios y mucho menos nuestra historia. Bastante tienen con ellos mismos. Por lo tanto, no pienses tanto en ti. La web debe tener un propósito. O sirve para conseguir unos objetivos o no sirve. Ponte por unos segundos en la piel de tu audiencia y date una vuelta por tu 'sitio' y pregúntate si comprarías ese producto o servicio.

Contenidos orientados a resultados

Porque no será por falta de contenidos. La pregunta es qué y cómo cuentas las cosas. De qué forma queremos atraer la atención de nuestra audiencia. Para ello toca cambiar de actitud. Si hemos quedado que ya no vamos a escribir para nosotros mismos, hemos de pensar en qué información creemos que puede ser de interés para esa audiencia y empezar a responder adecuadamente a esa tipología de preguntas que se pueden hacer cuando piensan en nosotros o nos buscan. Los contenidos también deben estar orientados estratégicamente a conseguir los objetivos que te has marcado. Es decir, que tus esfuerzos no caigan en un saco roto sino que estén a disposición de tu estrategia de negocio.

¿Has pensado en cómo podrías optimizarla?

Ya te hemos contado en anteriores post que el mundo se ha movido a internet, que internet interviene de forma activa en los procesos de decisión de compra, y que ahí fuera se ha abierto una oportunidad colosal para buscar nuevas formas de hacer crecer tu negocio. Esto se traduce en cómo enriqueces tu propuesta de valor en la web, con soportes atractivos, audiovisuales, gráficos, creando un blog como plataforma de contenidos de interés, creando ‘excusas’ para captar la atención y atraer a tu audiencia y contribuir a su conversión en leads. El departamento de ventas te lo va a agradecer, seguro.

'Riega' tu web a menudo

La web es una planta, hay regarla, hay que echarle abono –lo dejamos a tu consideración que este abono sea orgánico, químico, no entramos en cuestiones ideológicas. Pero riega la planta. Si la web forma parte de tu estrategia comercial -¿habíamos quedado en eso, no?- debe ser considerada como tal y otorgarle la dimensión que le corresponde.

 

Es decir, si has concluido que tienes un problema, habrás concluido también que el problema no es de quien te ha hecho la web -eres tú quien defines a dóne quieres ir- sino de que interiorices que tienes que aprovechar todas las oportunidades que te ofrece el entorno digital para potenciar tu estrategia de crecimiento del negocio. Si quieres, desde GUK, te podemos echar un cable.

 

*NOTA: este post fue publicado en nuestro blog el 16 de mayo de este año 2016 bajo el título, "7 claves para alinear la web de tu empresa con tu estrategia comercial", y hemos hecho una adaptación y actualización de sus contenidos.

 

Ebook "Cómo convertir tu empresa en un imán para atraer clientes"

 

 

 

ventas proceso de venta

Redes