Breaking Big: El test de Walter White para ser una autoridad en tu sector

¿Quién no ha sentido un punto de sana envidia cuando Walter White consigue elevar la reputación de un mediocre profesor de química a la de nuevo capo de la droga en Nuevo México? En la mítica escena de Breaking Bad que acompaña este post, le basta con pedir a los narcos (sus competidores) que pronuncien su nombre para ganarse su respeto e infundirles un miedo atroz.

‘Say my name’. Es lo que todo el mundo sueña para su negocio. Lograr ser la referencia en su ámbito de actividad hasta tal punto que la mera mención de su marca sea ya un reconocimiento implícito. Pero, ¿cómo ser una autoridad en mi sector? Aquí van algunas preguntas que te pueden ayudar a conseguirlo.

 

 

 

¿En qué soy un experto?

El trabajo en el día a día de tu sector te ha dado un conocimiento que, aunque no seas consciente de ello, es muy útil para tus potenciales clientes. No te lo guardes para ti. Busca ese conocimiento dentro de tu casa, analízalo, explícalo, ponlo en valor, crea en un blog, difúndelo, pon en marcha una campaña de marketing de contenidos, explota tu presencia en medios sociales. Porque nadie sabe más que tú en tu entorno cercano sobre tecnologías mecatrónicas, logística inteligente, almacenamiento en la nube, innovación social o bicicletas de competición.

 

¿Existe una necesidad sobre lo mío?

Cuando uno empieza a escribir posts suele surgir una duda. ¿Estará resultando interesante? La respuesta definitiva te la dará la reacción de tu audiencia. Si aumentas los seguidores, la interacción y la notoriedad de tu marca, entre otros indicadores, quiere decir que vas en la buena dirección. Otra buena pregunta que uno se puede hacer es: ¿qué pasaría si mi contenido desaparece? ¿Dejaría un vacío importante en mi ámbito de actividad o sería absolutamente irrelevante?

 

¿Me he especializado lo suficiente?

La tentación siempre está ahí. Todos queremos ser referencia global sobre marketing de contenidos, I+D aplicada a la empresa, máquina-herramienta o e-commerce. Sólo que en un mundo de 7.000 millones de personas es previsible suponer que hay infinidad de empresas dedicándose a lo mismo y que (sí, admitámoslo), algunas lo hacen mejor que nosotros. Así que no por abarcar mucho se consiguen mejores resultados. Es mejor centrarse en un nicho especializado y construir una autoridad ahí para después, si las cosas van muy bien, ampliar a nuevos nichos. Cuanto más pequeño el nicho, más posibilidades tienes de convertirte en la mayor autoridad. Como dice Joe Pulizzi, del Content Marketing Institute, “piensa en grande, pero elige lo pequeño”.

 

¿Es mi nicho una tendencia al alza?

No se trata de apostar a caballo ganador, ya que esto es muy difícil de saber, pero sí que podemos evitar jugar todas las cartas a una opción perdedora. Por ejemplo, no parece que tenga mucho sentido hacer esfuerzos por ser una autoridad en tendencias que han pasado de moda en tu sector. Algunas herramientas te pueden ayudar a detectar qué nichos tienen una tendencia al alza en el interés que despiertan en la red, como por ejemplo Google Trends.

 

¿He definido bien a mi público?

A la hora de elegir tu nicho, es fundamental que pienses en quién va a ser tu público. No la audiencia actual y natural de tu negocio, sino el escenario aspiracional en el que quieres proyectarla. Por eso, muchas veces tendrás que prescindir de una parte de tus clientes para quedarte con aquellos que consideras que más valor te van a aportar de cara a futuro. Es decir, que para definir tu nicho, es importante que elijas la parte más valiosa de tu audiencia.

 

¿Estoy a la última?

No basta con que sepas mucho de tu ámbito de actividad y lo cuentes todas las semanas en magníficos post con gran recorrido en la red. Para ser una autoridad es imprescindible estar siempre a la última sobre nuevas tendencias y cambios en tu sector. Eso exige una permanente monitorización de tu sector, una periódica revisión de las novedades, un atenta vigilancia de tu competencia, y una apuesta honesta e inquebrantable por la formación para estar en constante reciclaje. Si tu audiencia te percibe como la voz autorizada sobre tu especialidad, no les puedes defraudar.

Si has sido capaz de responder de forma positiva a estas preguntas, estás preparado para convertirte en todo un referente en tu sector. Sólo te falta ponerte manos a la obra y trabajar duro para dentro de un tiempo poder emular a Walter White y decir al mundo: ‘Say my name’.

New Call-to-action

 

marketing de contenidos

Redes