5 ingredientes para incluir una pizca de SEO en tu empresa

 

En el fondo buscas lo mismo de siempre: que se te vea, significarte entre la multitud, que se te otorgue la relevancia que pretendes, la autoridad que crees te corresponde en el mercado. Antes lo buscabas en el entorno off line, por ejemplo en las ferias. Eran tu oportunidad para presentarte ante tu mundo. Lo buscabas a través de los medios de comunicación, que eran tu oportunidad para proyectarte hacia otros públicos…

 

Hoy, en este nuevo contexto mediatizado por internet, somos rehenes de Google, ésta es la gran feria global del marketing actualmente. O estás o no estás. No tienes que montar un gran stand, ni todo lo que conlleva la organización de una feria. Pero tienes que saber moverte en sus aguas con mucha destreza. No sirve con haber practicado el snorkelling en la gran barrera de coral australiana, toca sumergirte a otras latitudes más profundas y comprender cómo funciona el ecosistema que ha creado Google.

En este sentido, uno de los factores más determinantes a la hora de medir el éxito en tu estrategia de marketing digital es ser encontrado en un motor de búsquedas o, hablando claro, en Google. Es decir, hablamos exactamente de ‘eso’, o mejor dicho de SEO.

El SEO (Search Engine Optimization/ Optimización de los motores de búsquedas) es el proceso mediante el cual tu página web obtiene visibilidad en los resultados de búsquedas en Google –podríamos incluir también Bing o Yahoo- de forma natural y sin mediar pago. Es decir, lo que se denomina como resultado orgánico. Cuando al SEO le sustituimos la ‘o’ por la ‘m’, (SEM) en ese momento empezamos a hablar de pasar por caja, de comprar publicidad, sí, en Google. Pero este apartado lo abordaremos en posteriores post.

Nadie dijo que esto fuera sencillo. La sorpresa es que en esa ‘feria virtual’ de la que hablamos hay una demanda inusitada por conseguir lo mismo que tú pretendes, y alcanzar ese objetivo tan aparentemente sencillo que llamamos visibilidad se vende muy caro hoy en día. Ahora es cuando, de verdad, conocemos el verdadero significado de la competencia feroz.

El árbitro de este organismo global de la competencia es, principalmente, Google. Él decide cómo se ordena el tráfico y marca los criterios de actuación. Si la democracia es una forma de organización del Estado, Google es una forma de organización de nuestra autoridad en internet. ¡No están Platón o Aristóteles para verlo! Y lo hace mediante la creación de un protocolo estricto de ‘compensaciones’ y ‘sanciones’ en función de cómo pretendemos llegar a ese resultado determinado. Siendo escrupulosos en el cumplimento de las reglas establecidas serás compensado, pero buscando atajos y trampillas en el camino recibirás sanciones. No busques atajos… ¡tropezarás!

 

‘On’ y ‘Off’

No hay estrategia de marketing y/o comunicación que no esté sometida a la tiranía del ‘On’ y del ‘Off’, y no podía ser menos en este caso. Cuando hablamos de SEO se nos abren dos pasillos inmensos que confluyen en un mismo destino como es conseguir el posicionamiento pretendido en los motores de búsquedas. Y esto lo haremos de dos formas:

  • SEO on-page: ‘tocando’ y editando las ‘tripas de tu web’, el código HTML en textos, titulares, imágenes, vídeos, etc., y optimizarlos con palabras clave estratégicamente elegidas. Es importante asegurarse de que cada una de las páginas de la web está bien optimizada con las keywords más adecuadas de cara a conseguir los objetivos marcados.
  • SEO off-page: generando links (inbound links) de otras web hacia nuestra web. Un reto apasionante: cómo conseguir erigirte en una referencia en tu ámbito y que te linken desde otros sitios que a su vez cuentan con una gran autoridad.

 

Rank

Pero, claro, no te conformas con la mera visibilidad, sino que quieres protagonizarla y quieres posicionarte en los primeros lugares en el ranking cuando se realiza una búsqueda específica que tiene que ver contigo. Lo que te ‘pone’ realmente es el Rank, o sea el indicador que establece la relevancia y la autoridad de tu web para el motor de búsquedas ya que está relacionado con una búsqueda determinada. Y, ya siento decírtelo, has de asumir que tener un buen posicionamiento en el ranking de búsquedas va a requerir de tiempo, estrategia, destrezas y muchas habilidades salvo que, como indicábamos antes, quieras pasar por caja (SEM).

La relevancia que buscas tú y muchísimos como tú está determinada por no uno sino por más de 200 factores que Google ha convertido en su equipo de árbitros para dirigir el juego, que además son modificados periódicamente en función de cómo se va ‘embraveciendo’ el ambiente, cómo se van modificando los comportamientos y cómo empiezan algunos –muchos- a buscar resquicios para manipular las reglas de juego impuestas por el gran ojo de Google.

 

Page Rank

El Page Rank es uno de estos 200 factores. Y podríamos decir que uno de los principales en lo que se refiere a la definición de la relevancia de una página web determinada. El PageRank mide la importancia de una página a partir de los enlaces que proceden de otras páginas. Es decir, cada enlace a una página en tu web procedente de otra web influye positivamente en el PageRank de tu web. Y ni te cuento si la autoridad de esa página que te ha referenciado es muy grande.

Google se encarga de identificar enlaces que pueden ser susceptibles de ser spam y también de identificar las trampillas que mencionábamos antes. Pero, en cualquier caso, la primera constatación es que los mejores tipos de enlaces son los que se dan en base a la calidad de su contenido; es decir, Google premia la calidad de los contenidos por encima de otros factores. Contenidos auténticos, originales y de calidad. O sea, toca ponerse manos a la obra porque, nuevamente, nos recuerdan que no nos van a regalar nada y los resultados van a estar supeditados a nuestro trabajo.

 

Inbound links

Otros factores que intervienen en este nuevo galimatías son, por ejemplo, la ‘edad’ de tu web, la autoridad que ha alcanzado y la propia autoridad que tienen los contenidos que alberga. En general, se considera que cuanto más tiempo lleve activa una web mayor será su autoridad, ya que supuestamente tiene la posibilidad de tener más páginas indexadas y ha podido conseguir más inbound links (SEO off-page).

Lo decíamos al principio, en el fondo buscamos lo mismo: que terceros hablen bien de nosotros, solo que en este caso no lo harán en el marco de una feria o de una conversación informal, sino incluyendo links en su web o en su blog que dirijan a nuestra web o blog. Buscamos que nos mencionen, que nos referencien. Y solo lo van a hacer si merecemos la pena, si nuestros contenidos son medianamente interesantes.

Cuando más interés seas capaz de generar, cuando más atractiva sea tu propuesta de valor en tu web, cuantos más contenidos de calidad seas capaz de crear mayor será la probabilidad de que otros te den cancha y te linken en sus respectivas webs.

Y, en este caso, además de hablar de calidad también hablamos de cantidad, otro de los factores que intervienen en la jugada. Cuanto mayor sea el tráfico y las visitas a tu web, mayor será tu autoridad.

 

Keywords

La selección de palabras clave es fundamental para una buena estrategia de SEO on-page y de SEO off-page, porque nos va a permitir potenciar aquellos términos o frases que utiliza nuestra audiencia potencial –nuestro Buyer Persona- para expresar sus problemas o inquietudes y buscar soluciones que estén asociadas con nuestra propuesta de valor.

Por lo tanto, nuestra estrategia de contenidos deberá tener en consideración keywords estratégicamente elegidas, porque representan dianas estratégicas de nuestra actividad dentro del contexto del artículo. Es decir, no nos despistemos. Hemos hablado de una máxima que atraviesa de forma transversal todo el proceso, la calidad, el trabajo bien hecho, el producto bien resuelto: o sea, keywords ‘con fundamento’ que diría el gran cocinero y sobre todo showman Karlos Argiñano.

 

E-book sobre SEO "Guía práctica para conseguir que tu marca destaque en Google"

seo posicionamiento

Redes