600x312_plantilla_errores

 

Aunque la fidelización es la última fase de la metodología del Inbound Marketing, seguro que ya sabes que es tan importante como todas las demás. Conseguir clientes leales es una tarea no exenta de obstáculos y que requiere del empleo de una estrategia eficaz; lograr tener un consumidor fiel que se quede con nosotros en las buenas y en las malas es, en ocasiones, un verdadero desafío.

 

La fidelización nos permite no sólo retener a nuestros clientes, sino que nos ayuda a obtener información muy valiosa sobre nuestros consumidores y a incrementar la recomendación de nuestra marca convirtiendo a nuestros clientes en embajadores de nuestra empresa, generando así nuevas oportunidades de venta, aumentando nuestros ingresos y diferenciándonos de nuestra competencia.

 

Fidelizar a tus clientes es, en definitiva, enamorarlos. Pero si con tus técnicas actuales no estás obteniendo los resultados esperados, es probable que estés cayendo en algunos los errores más comunes que detallamos a continuación:

 

 

Te crees que el email marketing ha muerto

 

Si eres de los que has optado por desterrar el e-mail de tu estrategia de marketing sentimos decirte que estás equivocado. Enviar periódicamente a tus clientes una newsletter con noticias, promociones o cualquier información relevante y relativa a tu negocio sigue siendo una de las herramientas más potentes de las que disponemos para seguir manteniendo la llama del amor encendida.

 

Por ello, es imprescindible que mantengas tu lista de correos electrónicos actualizada, así como sacar el máximo provecho a las diferentes herramientas de marketing de automatización, asegurándote de segmentar con precisión tanto tu base de datos  como los envíos, para  poder así personalizar el contenido de tus mails en función de los intereses de tu consumidor.

 

No lo olvides: un cliente te estará eternamente agradecido si recibe en su bandeja de entrada un mail repleto de contenido interesante que enriquezca su experiencias de uso.

 

 

¿No personalizas tus contenidos?

 

Si la respuesta a esta pregunta es no, aquí tienes una razón de peso más. Es importante que dejes de pensar en tu cliente como un simple lead y ponerle nombre y apellidos para poder así personalizar los contenidos que generas.

 

Crear y compartir contenido en función del perfil, comportamiento o fase del embudo de conversión en el que se encuentre cada consumidor es uno de planes más perfectos que existe; fomentar el lado más emocional hará que tu consumidor estreche la relación con tu marca.

 

 

¿Está tu empresa preparada para el Inbound Marketing? ¡Descúbrelo en nuestro  Inboundómetro!

 

 

Si no consigues que tus clientes se enamoren de tu marca  y del modo en que les hablas a través de los diferentes canales y formatos será muy difícil fidelizarlos. Por lo tanto, abre los ojos y entiende las necesidades y gustos de tu consumidor para poder ofrecerle el contenido que necesita en cada momento.


No has definido el Customer Journey

 

El customer journey es el recorrido que hace el cliente a lo largo de los diferentes puntos de contacto e interrelación con una empresa y es la suma completa de experiencias e interacciones entre ambos.

 

En definitiva, se trata de un complejo proceso por el que pasa una persona para comprar un producto o servicio en base a una necesidad que se le plantea y que es necesario conocer en todo momento.

 

Si no defines bien el customer journey no podrás comprender todo el proceso de compra ni mucho menos las necesidades que tiene tu buyer persona en cada momento del mismo. Tener todo esto bien concretado te permitirá conocer las temáticas de los contenidos que tienes que generar en función de la fase del proceso de compra en el que se encuentre tu cliente, así como determinar los formatos y canales de distribución idóneos. Por supuesto, para definir el customer journey debes primero tener bien definidos a tus buyer personas.

 

 

No escuchas a tus clientes

 

Las redes sociales son una de las piezas elementales del Inbound Marketing y de la fase de fidelización; si te has olvidado de ellas, te recomendamos encarecidamente que te pongas manos a la obra.

 

Las razones son claras: las redes sociales generan una gran visibilidad de nuestra marca y nos permiten interactuar de manera activa con nuestro público. Son imprescindibles, además, para hacer llegar a nuestra audiencia los diferentes contenidos que generamos, no sólo para enamorar a nuestros clientes, sino también para despertar el interés de potenciales clientes.

 

Además, son el lugar idóneo para enterarte de lo que dicen de ti, escuchándolos para entenderles, conocer sus necesidades, y así adaptar tus contenidos, satisfacer sus necesidades y por lo tanto, fomentar su fidelización.

 

  

Estos son solo algunos de los errores más comunes que sin darnos cuenta cometemos y que hacen que nuestros clientes huyen en estampida. Te recomendamos que te centres en tomar la delantera y en sumergirte en el maravilloso reto de la fidelización de clientes.

 

Checklist "Cómo saber si tu empresa está preparada para hacer Inbound Marketing" 

 

 

inbound marketing

Redes