post_blog_guk__employer_branding

 

Las personas siempre han sido una variable crítica en la competitividad de las organizaciones empresariales por encima de la variable tecnológica, aunque ésta haya adquirido una preponderancia determinante en las últimas décadas al erigirse en un vector que ha impactado de forma decisiva en los procesos de producción y comercialización de los productos y servicios.

Pero, sin embargo, el factor humano aparece continuamente en el horizonte de las empresas como el pilar básico sobre el que se sostiene el ‘edificio’ de la empresa y, en este sentido, no tiene visos de perder protagonismo en el panorama sino, más bien al contrario, emerge como uno de los grandes retos de futuro al que se enfrentan las empresas.

La variable de las personas adquiere en este sentido una dimensión crítica (también lo son la competitividad, mejora continua, apuesta por la I+D y la innovación y digitalización de procesos y productos), y se ha convertido en uno de los grandes objetivos de las empresas a medio y largo plazo: 

  • ¿Cómo captar nuevos perfiles?
  • ¿Cómo crear una imagen de marca que proyecte el atractivo necesario para persuadir y atraer a esos nuevos valores profesionales?
  • ¿Cómo articular una estrategia coherente que articule y proyecte ese mensaje y capte la atención del público objetivo?

 

'Constantes vitales' de la marca

Vamos a jugar la partida en una ‘plaza’ pública en la que vamos a confluir muchos agentes con las mismas necesidades y con propuestas de valor similares (cuadros profesionales, salario, condiciones laborales, etc.). Y vamos a necesitar que nuestra marca transmita y proyecte unas constantes vitales y unas vibraciones que consigan captar la atención del talento.

Hablamos de employer branding o marca empleadora; hablamos de proyección de marca de ideario, de imagen, de transmisión de valores, de diferenciación ante una oferta competitiva en nuestro propio entorno.

El nuevo tiempo va a requerir de la puesta en marcha de una adecuación nuevamente del paradigma, de dinámicas innovadoras, estrategias de comunicación y marketing digital decididas para ir construyendo y asentando un nuevo suelo, una nueva forma de mostrarnos y de proyectar lo que somos y proponemos. Una nueva dinámica de actuación que, más allá de tácticas puntuales de respuesta a situaciones concretas, se va a tener que convertir en un ‘must’ en toda empresa que quiera competir en el nuevo ‘mercado’ de la atracción de talento.

La variable ‘digital’, como en otros órdenes de las estrategias de marketing de las empresas, va a adquirir un protagonismo decidido: las estrategias de marketing digital ya no solo van a apoyar la búsqueda de oportunidades comerciales para nuestro negocio, sino que van a contribuir a reforzar la estrategia de captación del talento que vamos a necesitar para seguir dando forma a nuestro proyecto empresarial.

 

12 claves para hacer employer branding           

Vamos a proponer a continuación 12 claves para orientar la estrategia de employer branding de las empresas:

 

1. RRHH Y Marketing, de la mano

 No queda otra. Alineación de objetivos y de estrategias y dinámicas colaborativas entre el departamento de Recursos Humanos y el de Marketing, que deberá contar con el impulso decidido de la Dirección de la empresa. Si nos mueve un problema y un reto comunes, es tiempo de articular estrategias y acciones alineadas y coordinadas con arreglo a estos retos.

 

2. Objetivos

Es importante no precipitarse en la implementación inmediata de tácticas y de acciones pensadas en el corto plazo y vamos a comenzar por definir conjuntamente unos objetivos cuantificables y evaluables en el tiempo para que sirva de patrón de trabajo para. Unos objetivos en los que, como indicábamos en el primer punto, deben estar alineados los dos departamentos aludidos en este sentido: Recursos Humanos y Marketing.

 

3. Estrategia 

 Vamos a definir una estrategia global de actuación que no sea la mera sucesión de acciones tácticas para establecer una hoja de ruta que dote de determinación y coherencia a nuestra acción.

 

4. Elementos fuerza

 Los problemas y las nuevas dificultades son siempre sinónimo de oportunidades. Vamos a impulsar un ejercicio colectivo interno para definir los aspectos fuerza que dotan de valor a nuestro proyecto empresarial, los que nos hacen singulares, diferentes y atractivos. Y vamos a ver qué espacio ocupan estos elementos en la escala de valores y de prioridades; si son aspectos que están escondidos en el baúl de las esencias de la empresa o si son proyectados y compartidos de forma activa. Es decir, qué soy, qué tengo y qué ofrezco para que alguien gire la atención hacia mí; por qué creo que puedo ser una referencia atractiva en el ciclo vital o profesional de una persona, etc.

 

5. Una mirada hacia adentro

Vamos a reflexionar si antes de proyectar nada hacia fuera hemos hecho ya algún esfuerzo para compartir internamente estos valores con el equipo, con las personas que ya están con nosotros. O simplemente, lo hemos dado por hecho sin prestarle especial atención. Vamos a revisar si realmente otorgamos –y sobre todo mostramos- a las personas realmente la importancia que se merecen, a su contribución y aportación a la empresa, a sus experiencias vitales y profesionales. Vamos a ver si eso que creemos lo aplicamos realmente, en nuestras acciones, en nuestros soportes y plataformas de comunicación (web, etc.).

 

6. Nuestra web

 Vamos a revisar si las ventanas que hemos abierto para mostrar nuestras credenciales -por ejemplo, nuestra web- refleja adecuadamente –o no- lo que somos, lo que hacemos, cómo lo hacemos... Vamos a convencernos del potencial que nos ofrece nuestra web como canal de construcción y proyección de nuestro ideario, nuestra propuesta de valor y nuestras credenciales. Una web que, no debemos olvidar, es consultada cada vez más en dispositivos móviles y que, por lo tanto, deberá respirar ‘responsive’ por los cuatro costados.

 

7. Estrategia ‘ganadora’

Vamos a articular una estrategia ‘ganadora’ utilizando nuestra web como el gran medio de comunicación y proyección de todo aquello que nos hace singulares, únicos, diferentes.

 

8. Contenidos para nuestro empleado tipo

Vamos a crear contenidos pensados en nuestro nuevo usuario tipo, que ya no es solo el cliente potencial sino nuestro futuro empleado, y por lo tanto contando historias que además de representar fielmente la idiosincrasia y los valores de la empresa muestre los argumentos que creemos deben vestir la oferta de marca empleadora que queremos proyectar. 

 

9. Tácticas, herramientas

 Vamos a impulsar una batería de acciones tácticas y herramientas de marketing digital ( SEO&SEM, Keyword research) junto con acciones de comunicación en el marco de una estrategia transmedia que englobe canales, plataformas, contenidos (videos, testimonios, case studies en términos de experiencias personales, entrevistas, etc. 

 

10. Embajadores de la marca

 Vamos a participar activamente en el debate público como embajadores de la marca, posicionando la empresa y reivindicándola: no sólo en ferias, sino en jornadas y foros profesionales, en medios de comunicación... Es decir, el reto implica y compromete también a perfiles directivos que deben considerar que su actividad pública es una inversión en términos de proyección de marca, de notoriedad, visibilidad. Representar y proyectar a la empresa fuera de la empresa no es una pérdida de tiempo, es una inversión a largo para toda empresa.

 

11. Conversar en las redes

 Vamos a saltar a la ‘arena pública’ de la conversación en las redes sociales para compartir y dialogar sobre nuestra forma de ver y concebir la empresa, los retos, las oportunidades, etc. Las redes son un altavoz, una extensión de nuestra marca para transmitir las pulsaciones y vibraciones de la empresa.

 

12. Reflexionar y repensar

Vamos a reformular la forma como venimos haciendo las cosas y vamos a dotar de un nuevo impulso a nuestra estrategia de captación y marketing que apoye y ayude a responder a los retos de futuro que tiene plantados nuestra empresa.

 

En GUK llevamos cerca de diez años apoyando a las empresas a definir y articular estrategias de relaciones públicas y de marketing digital para ayudarles a fortalecer el posicionamiento de marca y conseguir mayores cotas de notoriedad y proyección pública, así como para apoyar sus estrategias de crecimiento de negocio. Si estás inmerso en la definición de tu estrategia de employer branding, creemos que tenemos argumentos que pueden servirte de apoyo y ayuda. ¿Hablamos?

comunicación corporativa

Redes